Argentina y Uruguay desean auspiciar el Mundial 2030

Argentina y Uruguay esperan ser merecedores de servir como anfitriones en el Mundial del 2030, por ello han decidido exponer su deseo ante la FIFA.

Para Argentina y Uruguay, el fútbol más que un deporte es una completa pasión, por ello, sus presidentes Mauricio Macri y Tabaré Vázquez, decidieron aliarse en pro de reunir los recursos necesarios y organizarse de gran forma para auspiciar el Mundial 2030 en nombre de sus estados.

¿Será posible?

Los mismos, quienes no dejaron de mencionar en ningún instante la rivalidad de las selecciones, hicieron de una reunión amena, el momento perfecto para planear un evento de tal magnitud, especialmente cuando el país uruguayo ya se acerca al centenario conmemorativo por haber sido sede de más de 15 países cuales se disputaban el título del mejor conjunto a nivel mundial.

No obstante, poseen grandes esperanzas de que la FIFA tome en cuenta su candidatura conjunta para dicha organización, puesto que son los únicos que han mencionado su interés para ser sede, sin embargo, tienen en cuenta que necesitarán estar al tanto de ciertos detalles, y mantener un equilibrio para que todo marche viento en popa. Las casas de apuestas en latinoamerica ya estan hablando del tema, por ejemplo en https://www.apuesta24.com/

Ahora, para poder terminar de convencer a las grandes autoridades de la federación futbolística, estos deberán hacerse cargo de otros pequeños más no pocos relevantes eventos del futbol, en pro de demostrar que sus naciones están más que preparadas, para durante un mes entero llenar de diversas banderas sus calles y cuidar de millones de hinchas, de bando y bando.

La petición de Macri

Más allá de los tratos serios, pautas y fijación de metas, el momento también se hizo a meno para bromear, por lo que Macri no perdió la oportunidad que en caso de que argentina quedará finalista y necesitará un empujón para obtener el triunfo, Luis Suarez debería acudir en su ayuda, anotar el tanto y permitir que todo quedará en casa.

Definitivamente un comentario que causo risas entre la audiencia periodística y el regente del país vecino, cual aseguro que la unión sería un éxito, pero que sus selecciones debían medirse con categoría.